domingo, 31 de enero de 2016

viaje y glóbulos rojos

la poesía alquiló un cuarto en su clavícula y,
desde entonces
vive de ocupa al fondo de su cabeza.

cuando quiere ver mundo,
viaja por la sangre
llegando a ese músculo
que bombea dolor.

allí, ve tanta tristeza junta
que se asusta como una niña pequeña
y solo encuentra la forma de salir
como tinta
quedando impresa
en un papel.

martes, 26 de enero de 2016

margaritas.

que el amor duele
y duela,
a un alma solitaria
a vivir acompañada.

que el amor puede
con todos los males
y puede que el amor
sea mi gran mal.

que el amor es sonrisa
y mi sonrisa eres tú
después de darme la hora
y ahora solo es ahora.

que el amor es una flor
floreciendo en pleno Enero
en el Ártico Polar
y esto es posible porque tú estás.

que hoy te elijo a ti, pero mañana, no lo sé ni yo.
disfrutemos del ahora, sin pensar en los errores del pasado y en las putadas del futuro.
no me hagas darle vueltas a nada porque acabaré dándome la vuelta yo y largandome de aquí, que sueltas margaritas por la boca en las que todos los pétalos dicen "qué no".

y eso es,
qué no.

lunes, 11 de enero de 2016

con forma de músculo

tengo un pez
al que le gusta la música.
baila al compás de Izal
y se revuelve con la voz de Sabina.

a veces llora con Lou Reed
pero siempre sonríe con The Beatles.
le gusta el ritmo de Supersubmarina
y es fan de Nirvana.

tengo un pez
al que le gusta la música.
vive en mi caja torácica
y tiene dos movimientos programados.

en uno de ellos, llora sentimiento en forma de sangre
y, en el otro,
sin saber cómo,
vuelve a coger fuerza para tirar hacia delante.

cuando le duele algo,
se encoge y tirita de miedo.
ahí es cuando le tengo que echar una manta por encima
y salir corriendo.

es una bomba a punto de estallar, es ese llanto de un niño al que le has quitado el caramelo, es esa coleta mal hecha sin tener un por qué, es esa sonrisa vacía que pende de mi boca, es un naufragio en medio de la marea, del cual,

o nadas
o te ahogas.

domingo, 3 de enero de 2016

Serendipia.




¿sabes?
se me aburre el corazón de frío
mientras escucho tus tristes
preguntas.

¿sabes?
sé las respuestas, vete.
no te necesito para jalar
todas esas jaulas.

¿sabes?
soy un jilguero,
mi gorjeo es el grito
de todas aquellas mujeres que se resignan a.

¿sabes?
he aprendido a hacerme trenzas
con el lazo de la indiferencia.

¿sabes?
ya que quieres saber,
jamás serás mi Serendipia.